"Camellos"

Había una vez un anciano que al morir dejó a sus tres hijos en herencia 17 camellos. Al mayor le dejó la mitad de los camellos; al segundo, un tercio y al más joven una novena parte del total de los camellos. Los tres hijos se marearon totalmente tratando de calcular la cantidad exacta que le correspondería a cada uno, por supuesto que sin éxito, ya que el número 17 no es divisible por 2, por 3 ni por 9.

Sus vidas se transformaron en muy difíciles y las discusiones entre ellos se volvieron cosa de rutina. Toda la unión familiar quedó destrozada. Todos los días, a todas horas intentaban encontrar una solución a su problema, en medio de gritos e insultos. Por supuesto sus intentos eran estériles.

Decidieron consultar a los sabios del pueblo. Un anciana sabia que vivía en la aldea al escuchar la historia les pidió que le permitieran resolver el problema. Después de pensar un rato les dijo: "No estoy segura de poder ayudaros pero lo poco que puedo hacer por vosotros es daros el camello que tengo en mi poder, de esta manera tendréis 18 camellos". Los hermanos se alegraron mucho ya que 18 se puede dividir entre 2, entre 3 y entre 9. De esta manera cada uno de los hermanos pudo recibir su parte tal como su difunto padré lo decidió.

Si sumanos la mitad que recibió el mayor (9) más el tercio del segundo (6) con la novena parte del tercero (2) el total será de 17 camellos, que es exactamente la herencia recibida, quedando un camello de sobra que fue devuelto a la anciana sabia y generosa.



>> El reto consistió en sugerir posibles usos de esta historia en vuestras clases, indicando el tema elegido de la clase y el mensaje de contenido relacionado con ella.

La ganadora de este concurso fue: Carmen Romero, de Sevilla (España)

© 2003 Knowhow-Group